Interatletismo Sendas lejanas

Usain Bolt, el rayo jamaicano

Desde siempre ha existido una gran afición por parte del ser humano hacia las competiciones deportivas, teniendo desde tiempos inmemoriales grandes figuras en el deporte, dichas figuras crean al aficionado la necesidad de seguir las actuaciones y participaciones de sus atletas favoritos, muchos nombres a través del tiempo se han escuchado, seguido y admirado, Maradona, Pelé, Michael Jordan, Tiger Woods, entre muchos otros.

Estos hombres han conseguido ser admirados por muchos seguidores. En la actualidad existe un hombre que se destaca y es ampliamente reconocido a nivel mundial a pesar que se desempeña en un deporte que no es uno de los más populares y poco seguido por la televisión, Usain Bolt o como es conocido el Rayo Jamaicano.

Poco se puede decir de este extraordinario atleta que no se sepa, plus marquista en las pruebas de velocidad, ganador de once campeonatos mundiales y tiene en su haber seis medallas olímpicas, innumerables campeonatos nacionales e internacionales en categorías junior también lo acompañan, incontables reconocimientos, premios y galardones también se suman a su palmarés.

Pero lejos de los reconocimientos y records mundiales encontramos a un niño nacido en el año de 1986 en la zona rural de Sherwood Content, localizada en la parroquia Trelawny, quien pasaba su tiempo libre jugando criquet y fútbol con sus hermanos y amigos. En una entrevista, Usain Bolt exclamó que no tenía otro pensamiento en su niñez que no fuera algo sobre deportes. En su etapa escolar se empieza a destacar el pequeño Usain por su gran velocidad pero no en la pista sino en el campo de criquet, de inmediato al notar su gran velocidad sus entrenadores le sugieren la práctica del atletismo, que como es muy bien sabido está muy bien organizada y apoyada en Jamaica.

En su adolescencia el joven Usain seguía sobresaliendo ya esta vez  a nivel mundial en campeonatos de la categoría, era notable su altura porque con tan solo 15 años Bolt medía un metro ochenta, haciéndose notar comparado de sus compañeros de selección y rivales, teniendo como carta de presentación no sólo su gran velocidad sino que también es dueño de un gran humor y muchas bromas pesadas para con sus compañeros, entrenadores y hasta miembros de las delegaciones que representaba.