Sendas lejanas

Senderismo en torno a Peña del Hierro

Los amantes del senderismo cada vez exploran nuevas vías, rutas, recorridos y trazados con los que sorprenderse, con los que conocer paisajes y con los que ir descubriendo matices de diferentes geografías. Practicar el senderismo puede ser una buena excusa para moverse y viajar; o al contrario, viajar puede ser un buen argumento para acabar practicando la marcha a pie y el senderismo.

En la comarca minera del Río Tinto, multitud de parajes complejos y apasionantes abren paso a los caminantes. Los desfiladeros escarpados, las estampas coloridas y las montañas que se encuentran al pie de la Sierra de Aracena y de Sierra Morena conforman un escenario idílico.

La Peña del Hierro, ubicada junto al municipio de Nerva, es una antigua mina que puede enamorar a todos aquellos paseantes que la surquen. Desde una coqueta y cuidada mina a cielo abierto hasta un malacate metálico que antaño que se empleaba para la obtención del cobre pueden verse en esta zona. Los caminos, en una subida que serpea y que tiene un ascenso complejo, están bien conservados y ofrecen a los turistas zonas de descanso.

A medida que se va subiendo por los cerros colindantes con la Peña del Hierro, pueden otearse paisajes extraordinarios, como las minas de Riotinto, con sus cerros rojos, púrpuras y ocres; los embalses y pantanos cercanos; las colinas de pino y encina próximas; o los núcleos urbanos de poblaciones como Nerva, La Granada de Riotinto, La Dehesa o Minas de Riotinto.

Otro atractivo de la zona es poder ver el nacimiento del Río Tinto, que tiene su inicio en la Sierra del Padre Caro, que a su vez conecta con la propia Mina de Peña del Hierro. Subir por las verdes arboledas de Padre Caro o del Cerro de San Cristóbal también supondrá una vivencia única y un regalo para los ojos.