Sendas lejanas

El senderismo, una buena actividad para ejercitarse y disfrutar en familia

El conocimiento de la naturaleza es cada vez más difícil para los niños que viven en las ciudades, por tal razón buscar una actividad que les permita conocerla al tiempo que  brinde la oportunidad de pasar tiempo en familia y disfrutando de la vida al aire libre es un idea genial, especialmente cuando el buen tiempo esta de nuestro lado.

El senderismo es una excelente actividad para inculcar el respeto por el medio ambiente y para afianzar los conocimientos adquiridos en el colegio respecto de las plantas, los insectos o cualquier otro de los temas de las ciencias naturales por los que el niño se haya mostrado  interés.

Pero Es también una buena actividad para despegarlos de los videojuegos e iniciarlos  en el ejercicio físico, pues es perfectamente adaptable a cualquier edad y nivel de entrenamiento. Fortalecer el corazón, los huesos,  los músculos y los pulmones, son parte de los beneficios que aporta el senderismo para el desarrollo corporal de los niños. Como elemento adicional, a los padres  les proporciona la posibilidad de desestresarse, compartiendo con sus hijos en un ambiente distinto al de todos los días, alejados de la cotidianidad y en contacto con el aire, el sol, los olores y los colores de la naturaleza.

Cuando se va a iniciar en el senderismo en familia hay algunas claves  que aseguran que la actividad será un éxito. Y es que  cuando se piensa en realizarla con niños, hay que tomar algunas medidas para evitar el cansancio excesivo o el aburrimiento y lograr que quieran repetirla con frecuencia para hacer de ella y el entretenimiento familiar favorito., ellas son las siguientes:

  • Seleccionar adecuadamente el sendero: lo ideal es iniciar con recorridos cortos, indicados para disfrutar el momento y ajustados a las condiciones físicas y a la edad del niño.
  • Dejarlos ir a su propio ritmo, no exigirles ni apurarles.  Detenerse a observar lo que llame su atención en el sendero es una excelente forma de aprender sobre la naturaleza y si además se les ofrece una explicación a cada una de las interrogantes que se les planteen, entonces el beneficio será doble.
  • Llevar una mochila al igual que los mayores les hará sentir importantes y además si se les encarga transportar algo ligero pero de utilidad para el recorrido, estará fomentando su sentido de la responsabilidad.
  • Asegurarse de Llevar suficiente agua para mantenerlos hidratados y algunos bocadillos y frutas para comer en las paradas durante la travesía.
  • Ofrecerles una conveniente protección solar mediante el uso de bloqueadores y una gorra para la protección de la cabeza.
  • Incluya en su mochila algunas tiritas, esparadrapo y lo necesario para desinfectar una pequeña herida producto de una caída.
  • Haga que la ruta contenga elementos interesantes para el niño, trepar una pequeña roca, atravesar un pequeño rio, pueden ser retos que le harán el paseo más interesante.
  • No olvide el teléfono ante cualquier eventualidad en el camino y si lo tiene disponible darle un silbato al niño no será tampoco una mala idea para que pueda avisar si acaso se llegara a perder. 238

Anímese a intentarlo y seguramente querrá repetirlo, tal como le ocurrió a Pedro, un  trabajador del los electricistas, quien una vez que se inició con su familia le tomaron el gusto y  ya llevan varios años practicando el senderismo especialmente cuando hay buen tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *