Sendas lejanas

El glaciar Martial

Ushuaia, en el extremo sur de la Patagonia, es una ciudad rodeada de impresionantes zonas para los amantes del senderismo. Por sus frías tierras se pueden recorrer zonas boscosas, glaciares, montañas, desiertos y zonas lacustres. Bajo un manto de nieve en invierno o con un fuerte viento helado proveniente de la cercana antártida en el verano austral, el senderista puede disfrutar de la inmensidad y el silencio de una de las zonas más hermosas del planeta.

El glaciar Martial es uno de los muchos glaciares que hay cerca de la ciudad de Ushuaia. La particularidad de este glaciar es la facilidad con la que se puede ascender hasta su cima y las espectaculares vistas de la ciudad de Ushuaia y el canal Beagle que ofrece al viajero.

Un particularidad de esta ruta senderista es que cualquiera puede graduar su intensidad en función de sus fuerzas en el momento de afrontarla. Primero podremos elegir subir hasta el pie de la montaña dónde se encuentra el glaciar a pie por una senda que bordea casas y hoteles construidos en la ladera del monte o tomar un taxi que nos acerque. Donde el asfalto termina, aparece un área de recreo, con un restaurante, un bar y una pequeña zona de aparcamiento. Allí se puede elegir entre subir un tramo a pie por una ancha pista de esquí o subir con el telesilla que utilizan los esquiadores. Y ya una vez arriba, puedes elegir entre varias caminatas, unas más exigentes que otras.

glaciarLa subida desde Ushuaia es bastante liviana, pero no aporta nada, excepto algunas vistas diferentes sobre la ciudad. Son 7 kilómetros que discurren entre chalets y hoteles construidos para ofrecer a los turistas alojamientos tranquilos fuera del bullicio de la ciudad. Es importante tener en cuenta que uno de los sustentos económicos del área de Ushuaia es el turismo y por ello en temporada alta (básicamente, en el verano austral) vamos a encontrar bastante gente realizando este sendero. Esto también ofrece la posiblidad de realizar algunas actividades en el glaciar contratando con alguna agencia local.

Telesilla de subida al Glaciar Martial

En cuanto a elegir subir con la telesilla o no, si no hay mucha nieve en la pista, es recomendable subir andando. Son un par de kilómetros de subida tranquila que ayudan a ir calentando para afrontar la parte final del recorrido, además de mostrar una gran variedad de flora que no encontraremos después.

La parte final del sendero es la más exigente. El sendero es de subida, con pendientes de más del 50 grados en algunos tramos y puede llegar a complicarse bastante si hay niebla (bastante frecuente) o fuerte viento (casi seguro). Desde la parte más alta de la estación de esquí veremos arriba a la izquierda el glaciar Martial. Si hay nieve es posible que no se pueda distinguir con facilidad, pero si realizamos la excursión en verano, veremos claramente una lengua de hielo enganchada a la montaña.

Se pueden elegir varios caminos para llegar hasta el glaciar o para ver distintos lugares de interés en la zona (como el Cañadón Negro). Hay que andar con precaución, puesto que, aunque es dificil perderse ya que la estación de esquí es fácilmente visible, el sendero no está marcado de ninguna manera y esto podría propiciar que el senderista avanzara por zonas peligrosas. Lo mejor es fijarse en el suelo y seguir el rastro de la gente que ha pasado por allí antes.

Arroyo proveniente del Glaciar Martial

La senda principal, la que sube hasta el hielo del glaciar, discurre paralela al arroyo que nace en el glaciar cruzándolo en numerosas ocasiones. El suelo rocoso dificulta el seguimiento del trazado, por lo que el arroyo y el propio hielo del glaciar deben ser nuestra guía.

El tiempo estimado hasta llegar al hielo del glaciar desde la parte de arriba de la aerosilla es de unas 4-5 horas. Para los más osados, es posible realizar una escalada por el hielo del glaciar si se dispone de la experiencia necesaria. Si se va a intentar el ascenso es conveniente avisar al personal de la telesilla para que lo tengan en cuenta.