Sendas lejanas

De senderismo por la Tramontana

La sierra de Tramontana es uno de los emblemas orográficos de las Islas Baleares. Con una ubicación al noroeste de la isla de Mallorca, adquiere su nombre precisamente del viento de Tramontana que la ronda. Su atractivo paisajístico y turístico es innegable, por lo que muchos visitantes que acuden a Baleares con otras premisas acaban sucumbiendo a los encantos de esta sierra.

Multitud de rutas de enorme interés se abren pase a lo largo y ancho de toda la sierra de Tramontana. Todas ellas pueden ser escrutadas por medio de la siempre aconsejable actividad del senderismo; no obstante, hay que ser cauto, ya que hay algunos factores que se deben tener en cuenta, como respetar las propiedades privadas por las que algunas rutas a veces pasan, estar atentos a la fuerza del viento y a la previsión meteorológica, tratar bien y cuidar el incomparable marco en el que se está o evitar marchar en solitario por terrenos escarpados.

Adentrándonos ya en materia senderista, un notable y hermoso reto nos lo puede presentar el Puig d´en Galileu, situado a 1181 metros de altura. Este pico puede er afrontado por el caminante a través del paso de la Rebollada o por su camino del este, que ofrecerá la oportunidad además de contemplar los coquetos picos de la Criança y Criança d´Alt. En este mismo terreno, será posible refrescarse en el torrente de Comafreda o avituallarse en el restaurante próximo Can Gallet.

Otra ruta muy atractiva, sobre todo desde el punto de visto patrimonial, puede llevar al senderista por los caminos que van al Santuari de Consolació. Si se buscan emociones más fuertes, y siguiendo en esa misma zona, será la oportunidad de enfrentarse a la compleja subida al Pig Cros.

Pueblos como Puigpunyent o Estellencs regalarán al visitante parajes realmente increíbles. La antigua actividad carbonera, los bosques de encinas y la subida al Coll des Grau son algunos de los motivos principales para explorar con gusto esta otra ruta de la Tramontana.