Sendas lejanas

Conoce esta increíble ruta en Álava

La ruta de Lendoño-Tologorri-Ungino, es un increíble camino que te llevará a conocer lugares espléndidos, y en el cual te encontrarás personas de todas partes de la región e incluso de regiones cercanas y varias partes del continente, pues a pesar de ser una ruta no muy conocida como las más famosas de la nación, es de alguna manera bastante concurrida, dado que posee increíbles lugares para visitar.

El recorrido se realiza de la siguiente manera, tiene su punto de partida en Tologorri o Iturrigorri, el cual es una cumbre la cual se encuentra lo más alejado de la Sierra Salbada en las proximidades de Lendoño.

Antes de llegar al pueblo un letrero de madera es el que nos dará la guía de cuál es el camino que debemos recorrer para seguir con el sendero, este letrero se encuentra ubicado a medio kilómetro del pueblo de Orduña.

Posterior a esto nos encontraremos con una pista, la cual nos ascenderá para llegar a un magnífico bosque en el cual hay que seguir por los caminos indicados, pero hay que tener muchas cosas en consideración, ya que los caminos se encuentran algo entrelazados, la gente normalmente tiende a irse por caminos equivocados llegando a otras ubicaciones.

Una vez terminado el bosque podrás visualizar una gigantesca piedra, denominada “el cojo”, este es un punto importante de referencia que nos indicará que hemos hecho las cosas sumamente bien y vamos por el camino adecuado.

Posteriormente pasaremos por la “senda negra” hasta llegar al portillo de la Barrerill. A partir de este punto solo se necesita cruzar hacia la derecha pasando por una pequeña valla para llegar a Iturrigorri.

Para encontrar el manantial solo necesitas subir un poco más y desde esa fuente hasta la cima de la montaña solo necesitas ascender por unos 20 minutos.

Existen diversos lugares que puedes visitar estando en el lugar y también ver diversos puntos famosos como las peñas de Ungino y Eskutxi o dar un paseo por de regreso por portillo de Menérdiga y en la Sierra Magdalena, ver el Castro grande.

Esta es una ruta algo corta y la que posee más que una infraestructura moderna para los turistas y senderistas, se centra más en lo natural y lo cultural de la zona, por lo que los objetos son altamente respetados y no modificados.